Zonas de estudio. 4 factores a tener en cuenta

¿Cómo influye un ambiente a la hora de alcanzar los objetivos de ese espacio?

El diseño, ambientación o decoración de un espacio no se trata simplemente de elegir colores que nos gusten, mobiliario moderno o poner en práctica los elementos básicos de un estilo.

El diseño de un espacio trata de tener en cuenta cómo influye cada elemento en el comportamiento, sensación y estado de ánimo de las personas.

Voy a aprovechar la ocasión de un curso que estoy realizando (como alumna) para compartir lo que sentí en este aula el primer día que entré así como realizar un breve análisis de los elementos que la componen. 

Mi objetivo es que entiendas los efectos cognitivos y sensoriales que tiene un aula de estudio (oficina, espacio de trabajo o estudio…) en nuestro bienestar, productividad, motivación y concentración.

Así, puedes comprobar cómo es tu espacio de trabajo o qué espacio de la casa es el más utilizado para momentos de estudio o concentración por los miembros de la familia.

¿Empezamos?

Lo primero que sentí al entrar al aula fue la emoción y curiosidad de conocer a toda la nueva gente.

Ahora, según pasó el momento de primer impacto, me empezó a invadir el sueño y falta de concentración. Necesitaba poner mucho de mi parte para mantener la atención.

1.- COLOR

El color que más predomina en esta sala es el tono asalmonado. Todas las paredes están pintadas en este color. 

¿Habéis utilizado alguna vez este tono para pintar alguna estancia de vuestra casa? Quizá lo habéis elegido de manera inconsciente o condicionados por la tendencia o moda que se llevó hace ya unos cuantos años.

Una de las propiedades que lo han hecho tan solicitado en el ámbito de la pintura de hogares, es que ofrece una GRAN SUAVIDAD visual tal que pueden hacer que las duras paredes de un espacio parezcan de un material blando.

¿Recuerdas cómo dije que me sentí al permanecer un rato en el aula?: necesitaba mantener la atención.

Este lugar, para mí, trasmite demasiada suavidad siendo un espacio en el que hay que mantener la atención, concentración e, incluso, creatividad durante casi 5 horas seguidas.

El “papá” o “mamá” de este color, el naranja, es sin más (al igual que el verde o azul) uno de los colores más utilizados y recurridos para zonas de estudio, trabajo y espacios creativos pues fortalece la creatividad.

No es recomendable saturar o pintar toda la estancia de este color, pues es demasiado energético,  pero detalles puntuales o una zona de color es mucho más acertdo que el empleo del color rosa- asalmonado.

Oficina Finkas NG, Valencia. © Raquel Navarro Interiorismo

2.- ILUMINACIÓN

La luz tiene el gran poder de estimular, relajar, crear sorpresa, intriga, miedo… Entenderás su gran efecto solo con recordar cualquier obra de teatro que hayas asistido.

En este aula la iluminación brilla por su decadencia.

En el caso de espacios de estudio, escuelas, oficinas de trabajo, etc… La iluminación debe ser estudiada para que:

→ No genere reflejos en los escritorios, pizarra o pantallas de ordenador.

→ Tenga un tono de iluminación día. Está demostrado que las persona nos concentramos más en un ambiente luminoso.

Si el tono es demasiado cálido lo  va a conseguir es crear un ambiente relajarte, es decir, justo lo contrario a lo que necesitamos.

→ Su potencia sea la necesaria para iluminar, no para ambientar. En un espacio de estudio no queremos y debemos evitar, fatigar la vista y, por supuesto, que nadie se duerma.

3.-ELEMENTOS QUE DISTRAEN

¿Sabes cómo actúa nuestra mente cuando algo empieza a serle aburrido? Busca distracciones.

Cuantos menos elementos distraigan mi atención, mayor concentración y atención voy a tener.

En el aula donde estoy realizando el curso, hay una puerta que conecta a una habitación con función de almacén y ésta a menudo ésta se encuentra abierta.

Resultado: puerta abierta a tu imaginación…

En cuanto tus ojos van ahí ya estás explorando y analizando lo que ahí se encuentra. Tu mente deja de prestar atención a lo que el docente está explicando o estás estudiando.

No es cuestión de dejar una habitación aburrida, vacía y plana sino de colocar los elementos sumamente necesarios así como otros motivadores como frases y formas que conecten con la atención, concentración y buen ánimo para el aprendizaje.

Decoración aula estudio

Imagen © 2019 Pixabay

Otro de los grandes elementos que hacen de barrera y distraen muchísimo la atención son los ordenadores.

En el aula en cuestión, tanto las pantallas como las torres de gran tamaño están encima de la mesa. Es decir, me hacen de barrera a la hora de ver a la persona que está impartiendo la clase.

Con este tema hay que ir con mucha atención. Entre pantalla, torre, teclado y cables son muchos elementos los que me despistan, dejan al docente en un segundo, o tercer plano, y merman mi atención.

4.- RUIDO

Ya comentaba en le artículo anterior  «5 claves para una oficina casi perfecta» el efecto que tiene el ruido en nuestra productividad y concentración.

En el aula en cuestión (generalmente esto ocurre en la mayoría de aulas) hay un ruido permanente de fondo resultante del cúmulo de aparatos del tipo aire acondicionado o calefacción, torre de ordenadores, etc…

Esto produce un continuo zumbido de fondo que es muy desagradable en los momentos en los que se requiere una mayor concentración.

Es como el ruido constante de un frigorífico en una casa. No percibes su sonido durante el día pero cuando la actividad de la casa cesa y vas a dormir o echar una cabezadita… ahí está!

Para una persona que sufre problemas de insomnio o falta de descanso es una de las cosas que se deben en tener en cuenta.

En un aula, oficina o habitación de estudios pasa lo mismo. Quien tenga tendencia a necesidad de silencio para concentrarse, leer o estudiar estos ruidos de fondo son muy nocivos.

¿Cómo evitarlos? Un recurso muy utilizado es la música.

La música es una gran herramienta para estimular e influir en nuestro estado de ánimo.

Elegir una música acorde a esta actividad y tenerla de fondo en volumen suave es muy efectivo, sobre todo, para momentos en los que hay que realizar un ejercicio o actividad que requiere mucha concentración.

A nivel de diseño, en las aulas de educación, oficinas, sala de reuniones ya vienen a ser imprescindibles los paneles acústicos que absorben el ruido y el eco de las conversaciones.

Hoy en día hay una gran variedad y pueden ser desde lo más discretos e imperceptibles hasta ser la pieza estrella decorativa. 

Con lo compartido en este artículo puedes comprobar y reflexionar sobre el lugar donde trabajas, las aulas u oficinas de tu despacho, habitaciones o espacios donde estudias tú o tus hijos.

Ten en cuenta que tu concentración y productividad no dependen 100% de tu estado. El espacio, con sus distintos componentes, pueden estar afectándote.

Si necesitas adaptar tu espacio de estudio, mejorar tus aulas o, simplemente, mejorar las habitaciones de tu casa ,te cuento, ayudo e implico hasta donde necesites.

Pincha aquí para hablar directamente conmigo

Y si crees que este artículo puede ser útil o ayudar a más personas como tú, por favor, comparte. Puede que un simple click aporte más de lo que imaginas a una persona.

Hasta el próximo, Raquel.


Las 7×6 preguntas, antes de diseñar tu negocio

Subheading text here